Brasil y Argentina aburren y no se hacen daño

Diego y Juan Román Riquelme en una de las jugadas del partido. AFP PHOTO

(FIFA.com) Brasil y Argentina empataron 0-0 este miércoles en el estadio Mineirao de Belo Horizonte ante casi 60.000 personas, en el clásico sudamericano por la sexta fecha de las eliminatorias sudamericanas para la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010.

No fue un gran juego y pesó más la desesperación por sumar puntos, que en este caso tuvo saldo positivo para Argentina, porque mantuvo el el segundo lugar en las posiciones detrás de Paraguay, en tanto los brasileños, abucheados por la ‘torcida’, marchan en la cuarta colocación debajo de Colombia, tercero hasta le momento.

Ganas sí, ideas no

Brasil salió como un vendaval hacia la valla defendida por Roberto Abbondanzieri con el impulso de Julio Baptista y la velocidad de Robinho y ya en tres minutos había generado un corner y un tiro libre de riesgo.

De su lado, Argentina trataba de hacer circular el balón y no quedar acorralado en el fondo, aprovechando alguna corrida de Lionel Messi y los lanzamientos de Juan Román Riquelme.

El balón estaba más en pies de los brasileños aunque sin resolver en los metros finales, mientras los albicelestes se cerraban bien en su terreno e inquietaban principalmente con balones aéreos a la zona caliente.

Argentina salvó su valla en tres ocasiones consecutivas. La primera fue una llegada veloz de Robinho, que disparó cruzado y contuvo Abbondanzieri, pero en el rebote Julio Baptista quiso definir a un palo y el golero manoteó de nuevo (22′). La tercer estuvo otra vez los pies de Robinho, quien llegó y eludió al meta rival cuando salió desesperado sobre un costado, aunque fue trabado justo cuando enfilaba para tocar ante la valla vacía (23′).

A los 34′, Brasil perdió al joven volante Anderson, que se sintió en un choque y así Dunga puso al creativo Diego en su lugar.

Brasil se quedó un poco y sobre el final de la primera etapa Argentina perdió una ocasión de ponerse 1-0 cuando un pase largo llegó en solitario a Lionel Messi, que se metió en el área para sacar un disparo cruzado interceptado a tiempo por un defensa.

Argentina, con mejor imagen

El segundo tiempo comenzó con Brasil tratando de retomar el control. Sin embargo, apelaba a cruces largos ineficaces y no sabía superar el cerco de los argentinos, que de a poco comenzaban a acercarse a la portería rival, aunque sin mayor peligro.

Argentina iba a perderse una ocasión clara cuando Julio Cruz pateó alto tras un buen pase de Riquelme dentro del área (55′). La respuesta de Brasil fue un gran tiro libre de Julio Baptista que Abbondanzieri desvió a los 61 minutos.

Sobre los 69′, Dunga mandó a la cancha a Luis ‘Fabuloso’ Fabiano en vez del ‘Emperador’ Adriano para buscar variantes ofensivas y se ganó el grito de “burro, burro” desde la tribuna, que pedía a Alexandre Pato.

La visita no tuvo chances muy claras pero siguió incomodando con repentinas llegadas al área de Riquelme y Messi, además de su buena marca en campo propio, lo que desataba más furia de las tribunas.

Alfio Basile optó por cuidar el resultado sacando a Riquelme para poner al volante de contención Sebastián Battaglia (82′), pero Argentina igual siguió apostando a la velocidad de Messi.

Precisamente el delantero del FC Barcelona de España creó dos buenas chances individuales sobre el final, en una escapada con remate contenido por Julio César, que le dejó rebote aunque el punta disparó demasiado alto (90′). Un minuto después se fue ovacionado por los brasileños al dejar su lugar a Rodrigo Palacio.

Brasil no pudo lavar la pobre imagen que dejó tras la derrota con Paraguay y fue nuevamente abucheado por su torcida. Argentina, en cambio, dejó una mejor impresión tras su floja tarea ante Ecuador y ganó un punto que le permite mantenerse en el expectante segundo lugar detrás de la Albirroja, a quien recibirá en septiembre cuando se reanuden las eliminatorias sudamericanas.

Leave a Reply