Turquía logra victoria épica ante República Checa y pasa a cuartos

Arda Turan (Turkey) (©Getty Images)

(UEFA.com) Turquía ha consiguido su billete para los cuartos de final de la UEFA EURO 2008™ con su victoria por 3-2 ante República Checa en el encuentro más emocionante hasta ahora del torneo, que los turcos perdían por 2-0 a falta de 15 minutos para el final.

Buscando a Koller

Los checos empezaron muy entonados buscando al gigante Jan Koller y en el minuto dos ya se había acercado en sendas ocasiones a la portería defendida por Volcan Demirel. Turquía comenzó algo más nerviosa y en los primeros minutos se dedicó a defenderse de los ataques checos, perdiendo varios balones en imprecisiones. En el minuto 9 una jugada de estrategia en el lanzamiento de una falta, terminó con un remate de cabeza alto de Koller, en lo que era la ocasión más clara hasta el momento, mientras que los delanteros turcos apenas habían tocado el balón. En el minuto 10 Turquía ya tenía dos jugadores con tarjeta amarilla, mientras que una y otra vez Libor Sionko conseguía entrar con facilidad por la banda derecha, y fruto de sus internadas llegaron otras dos ocasiones para los checos.

Aviso y gol

Pasada la media hora un centro desde la izquierda a punto estuvo de rematarlo Sionko, pero Volkan Demirel estuvo muy atento y detuvo el balón en su salida en el aviso más serio hasta el momento, y el preludio de lo que vino después. Sólo un minuto más tarde, en el 34, un nuevo centro, esta vez desde la banda derecha fue rematado con un impresionante cabezazo por Jan Koller ante el que el portero turco esta vez no pudo hacer nada. La República Checa conseguía un gol merecido, y Turquía tenía que cambiar su plan inicial y comenzar a atacar, algo que hasta ahora apenas había hecho. El espigado delantero, una pesadilla para la defensa turca, aún tuvo tiempo antes del descanso de intimidar de nuevo con otro remate de cabeza en otra jugada a balón parado.

Cambio de mentalidad

La segunda parte comenzó con lluvia y con un cambio en la delantera turca buscando más mordiente de ataque, y durante los primeros minutos Turquía se lanzó más al ataque llegando al área defendida por Petr Čech, que tuvo muy poco trabajo en la primera parte. Esto levantó el ánimo de la afición turca, que a pesar de la lluvia animaba incesantemente a sus jugadores. El cambio de mentalidad en Turquía tras el descanso era evidente, y los checos comenzaron la segunda mitad prácticamente encerrados en su área defendiendo su ventaja. El partido había cambiado, y el seleccionador checo, Karel Brückner, se desesperaba.

Duro golpe

Sin embargo, cuando mejor jugaba Turquía, la República Checa asestó un duro golpe. En el minuto 61, en el único despiste de la defensa turca en la segunda mitad, Koller recogió el balón y se fue directo hacia el área rival, pero su disparo no vio portería. Pero esto pareció despertar a la República Checa de su letargo, y en la jugada siguiente un balón colgado al área de Turquía lo remató Jaroslav Plašil viniendo por detrás, estableciendo el 2-0 y asestando un golpe que parecía definitivo.

Emoción hasta el final

Turquía intentaba a la desesperada la remontada, pero necesitaba al menos dos goles que les llevaran a la tanda de penaltis que servía de desempate, pero la República Checa creaba muchísimo peligro a la contra y tuvo varias opciones para sentenciar el partido. Sin embargo el gol llegó para los turcos. En el minuto 75 una buena jugada por la banda derecha dejó un balón a Arsa Turan, que disparó muy pegado al poste donde Čech no pudo llegar. El tanto daba otra vuelta al partido y prometía emoción hasta el final, ya que espoleó a los turcos.

Increíble remontada

Turquía siguió intentándolo con ahínco, pero los jugadores checos se mostraban muy nerviosos, y en una jugada por la banda derecha, un balón aparentemente fácil para Čech, se le escapó de las manos, y Nihat Kahveci muy atento, lo empujó a la red. En ese momento todo estaba igualado. Turquía había remontado y ese marcador llevaba a los penaltis, pero de nuevo apareció la figura de Nihat. El jugador turco, prácticamente ausente durante todo el partido, se sacó de la manga un impresionante disparo que culminaba la remontada de Turquía cuando el partido cumplía casi el final del tiempo reglamentario.

Susto final

República Checa aún tuvo tiempo de crear una ocasión de peligro que hizo que los aficionados turcos tuvieran que contener la respiración, y cuando el peligro había pasado, el árbitro expulsó al portero turco Demirel por agresión. Al haber agotado sus cambios, un jugador de campo se tuvo que poner bajo palos, pero ya no hubo tiempo para más. Turquía consiguió una increíble remontada que le daba el pase a los cuartos de final, en el partido más emocionante hasta el momento de toda la UEFA EURO 2008™.

Leave a Reply